• viernes, 30 de septiembre de 2022
  • 16 °C
Centenares de migrantes de Marruecos tratan de llegar a Ceuta, en España
Compartir en redes sociales

Centenares de migrantes de Marruecos tratan de llegar a Ceuta, en España

Texto y fotografía: AFP

RABAT, MARRUECOS.- Centenares de migrantes marroquíes trataron de llegar al enclave español de Ceuta desde la ciudad fronteriza de Castillejos, en Marruecos, después de que circularan mensajes en las redes sociales sobre un relajamiento de los controles, informó el miércoles una ONG marroquí.

La policía abrió una investigación judicial sobre este caso, según la agencia de prensa MAP, que cita un comunicado de la Dirección General de la Seguridad Nacional (DGSN).

«Centenares de migrantes marroquíes, en su mayoría menores, trataron de cruzar hacia Ceuta el martes por la noche antes de ser rechazados por las fuerzas del orden, antes incluso de su llegada a la frontera», declaró a la AFP Mohamed Benaissa, responsable del Observatorio del Norte de los Derechos Humanos.

Hubo enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y la calma volvió el miércoles por la mañana tras la dispersión de los migrantes, precisó Benaissa.
«Algunos candidatos a la inmigración ilegal lanzaron piedras deliberadamente hacia las fuerzas públicas y se negaron a obedecer, causando daños a dos vehículos particulares», indicó la DGSN. Cinco personas fueron detenidas.

Se abrió una investigación «para identificar y detener a todas las personas involucradas en la difusión de «fake news» que inciten a la inmigración ilegal y pretendan de manera falsa que existe un «aligeramiento de los procedimientos de control fronterizo», señaló la DGSN.

El minúsculo enclave de Ceuta, así como el de Melilla, son las únicas fronteras terrestres de Europa con África.

La llegada en mayo, en 48 horas, de unos 10.000 migrantes a Ceuta, entre ellos muchos menores, gracias a un aligeramiento de los controles fronterizos en el lado marroquí, causó una crisis en las relaciones entre España y Marruecos.

Esta crisis fue provocada por la hospitalización por «razones humanitarias» en España del jefe de los independentistas saharauis del Frente Polisario, Brahim Ghali, considerado por Marruecos como «criminal de guerra».