• viernes, 30 de septiembre de 2022
  • 16 °C
“Como te ves me vi, como me ves…“
Compartir en redes sociales

“Como te ves me vi, como me ves…“

En la mira

La construcción de toda institución refleja el trabajo y visión de quien la impulsa y orienta para el alcance de los objetivos, llámese por ejemplo las de carácter político, jurídico, legislativo, económico, financieras, religiosas y por supuesto las educativas.

En este último rubro se encuentra la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ), misma que a lo largo de su historia y en los diferentes procesos que le han permitido transitar a mejores estadíos y mantenerse como una opción educativa viable, con la mayor cobertura para los jóvenes y las familias zacatecanas para la formación de profesionistas en las diferentes áreas del conocimiento, ha visto la participación de actores y autores de procesos que han permitido transformar y hacer frente en muchas ocasiones, a las crisis que los problemas estructurales han puesto en riesgo esa viabilidad de la que se habla.

Sin duda alguna la presencia de liderazgos, con visión de futuro, han logrado sumar estos esfuerzos para que las diferentes comunidades universitarias se sumen a estos procesos, en el ánimo de poder sacar avante la problemática existente en dichos momentos históricos, sentando las bases político-académicas y estructurando las propuestas que prometen dar fin a los problemas, principalmente los de carácter económico que son los que en los últimos años, han mermado la credibilidad social de y los universitarios.

Desafortunadamente, pareciera que la historia no cuenta, ya que los actores cambian y los problemas continúan, generaciones van y nuevas generaciones llegan.

Evidentemente los cambios son buenos, en cada periodo administrativo se imprime un sello que sólo la historia a la larga juzgará dependiendo del impacto favorable o negativo que ello traiga consigo.

Lo que no debe perderse de vista es que nadie va a “inventar el hilo negro”, ni a cambiar el objetivo y esencia y mucho menos debe violar las normas que rigen la vida institucional.

Un periodo de cuatro años se podrá mantener vigente una visión de universidad, pero hemos visto que al presentarse el cambio, a veces ni siquiera se alcanza a ver ni para qué se quería estar al frente de la institución, mostrando aparentemente que no hay rumbo ni visión y los logros alcanzados, se quedan en buenas intenciones, heredando los problemas a la siguiente administración, que al igual que las otras, buscará imprimir su sello.

Por lo tanto, es necesario hacer conciencia y reconocer de parte de los actores de la administración que dirigen el rumbo institucional, la importancia de valorar lo alcanzado y reconocer el trabajo de los actores y autores de los procesos, que esos sí quedan en la historia.

Asimismo, es necesario no ver a la institución únicamente como un trampolín político fuera de la BUAZ para “lo que viene”, incluso sacando acuerdos entre  los que “siempre” han estado al frente para nombrar sucesores, los cuales, a veces, una vez llegando se les olvida lo vivido e implementado, y los que salen pasan a la historia sólo por haber estado al frente. Al tiempo…