• martes, 21 de mayo de 2024
  • 16 °C
Espera un milagro el sector restaurantero
Compartir en redes sociales

Espera un milagro el sector restaurantero

 

LNZ

 

ZACATECAS, ZAC.- En los primeros meses del año, el sector restaurantero ha registrado bajas ventas, en lo que corresponde a enero, febrero y las primeras semanas de marzo, informó Estela Cárdenas Vargas, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

 

Resaltó que incluso algunos propietarios tuvieron resultados más desfavorables en sus  establecimientos en comparación con el mismo período del año anterior.

 

A pesar de estos obstáculos, mencionó que durante las vacaciones de Semana Santa en el marco del Festival Cultural se percibió una mejora en las ventas, por lo cual espera que haya una recuperación gradual para el sector.

 

Sin embargo, la presidenta reconoció que aún hay trabajo por hacer para lograr niveles de ventas más sólidos a lo largo del año, ya que se enfrentan a otros desafíos.

 

En cuanto a las vacaciones de verano, enfatizó la importancia de mantener una actitud positiva y espera que la tendencia vaya en aumento en cuanto a las ventas, ya que se viene el festival del folclor y otras festividades.

 

“Es bueno que desde ahorita se esté promoviendo el festival, es muy buen tiempo para que la gente se organice, planee sus vacaciones e igual nosotros los negocios nos preparemos para que nos vaya bien”, añadió.

 

Destacó también la importancia de que el sector restaurantero participe en festivales y eventos locales para promover la gastronomía local y atraer tanto a locales como a turistas, teniendo un impacto significativo en la economía de Zacatecas.

 

Por otro lado, Cárdenas Vargas señaló que la fluctuación en la apertura y cierre de restaurantes y bares, refleja la necesidad de adaptación para mantenerse estables en un mercado que enfrenta múltiples desafíos y es volátil.

 

Finalmente, mencionó que el constante cambio en los precios de los insumos afecta la economía de los restaurantes, lo que dificulta realizar ajustes en los precios de los menús.