• viernes, 30 de septiembre de 2022
  • 16 °C
Hallados los cadáveres de 17 migrantes en la costa de Libia
Compartir en redes sociales

Hallados los cadáveres de 17 migrantes en la costa de Libia

Texto y fotografía: AFP

TRÍPOLI, LIBIA.- Los cadáveres de 17 migrantes han sido descubiertos desde el martes en la costa oeste de Libia después de que se hundiera la embarcación que los transportaba, informaron este miércoles los guardacostas.

Libia es un país de paso para decenas de miles de migrantes, en su mayoría de países de África sahariana, que intentan llegar a Europa a través de la costa italiana, situada a unos 300 km de la Libia.

«En las últimas 24 horas, los equipos de la Media Luna Roja encontraron los cuerpos de 17 migrantes en la costa, entre las localidades de Zawiya y Sorman», declaró a la AFP un alto cargo de la guardia costera.

Las víctimas se ahogaron al hundirse el barco, según la misma fuente.

La Media Luna Roja en Zawiya, una ciudad a 50 kilómetros de Trípoli, difundió imágenes de los cuerpos envueltos en sudarios.

El número de migrantes fallecidos en el mar durante su intento por alcanzar Europa se duplicó con creces este año en comparación con el mismo período de 2020, según datos de julio de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

En septiembre, la OIM contabilizó 1.369 migrantes ahogados en el Mediterráneo en lo que va de año.

Esta nueva tragedia se produce días después de una «campaña de seguridad» llevada a cabo por las autoridades en los alrededores de Trípoli, dirigida sobre todo a migrantes clandestinos.

«El número de migrantes y refugiados detenidos en centros de detención en Trípoli ha aumentado considerablemente, más del triple, en los últimos cinco días», informó el miércoles la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) .

Es el «resultado directo de cinco días de arrestos masivos y aleatorios de migrantes y refugiados, incluidos mujeres y niños», según MSF.

Varias oenegés y agencias de la ONU denuncian regularmente las condiciones en los centros de detención en Libia, donde los traficantes se han beneficiado de la inestabilidad reinante en el país desde la revuelta de 2011.