• miércoles, 22 de mayo de 2024
  • 16 °C
Humo Secundario
Compartir en redes sociales

Humo Secundario

Un hombre está regresando del trabajo cuando un loco en la carretera pasa pitando para que todos le abran paso. El hombre tiene la opción de ceder el paso al loco o taparle el paso. Decide ceder el paso y el loco avanza pitando y gritando a todos que se muevan.

El hombre llega media hora después a su casa y no encuentra a nadie. Un vecino le dice que su niño tuvo un accidente y que su esposa lo llevo al hospital. Sale de inmediato para allá el hombre. Cuando llega al hospital sale su esposa y le dice: “Qué bueno que estás aquí, el doctor alcanzó a llegar y le salvó la vida a nuestro hijo”. El hombre agradecido quiere ver al Doctor.

Cuando sale el doctor para comentar el estado estable del niño se sorprende al ver que es el hombre loco que iba pitando en la carretera. Si no hubiera cedido el paso el hombre, hubiera matado a su propio hijo.

Muchas veces pensamos que nuestras decisiones sólo nos afectan a nosotros pero eso es completamente falso. Es como el humo secundario de las personas que fuman. No sólo les afecta en su salud a ellos sino a las personas que los rodean.

Así cómo afecta el humo también afecta a terceros la mala actitud, la  negatividad y la flojera.

¿Cuantos sueños no han sido muertos por gente pequeña e insegura? A Jeff Bezos, el dueño de Amazon y el hombre más rico del mundo fue tentado quedarse en su trabajo “seguro” por una persona. Lo bueno es que no dejó que el “humo secundario de negatividad e inseguridad” de esa persona le afectara.

Tú puedes decidir juntarte con personas negativas o positivas.

Un alcohólico se levanta temprano y va a trabajar. Sus malos amigos lo invitan a tomar. Él toma la decisión de “llevar el chivo” a casa y comprarle una paleta a su hija de 5 años.

Su buena decisión afecta positivamente a su esposa e hija. Un borracho maneja en estado de ebriedad y atropella a una persona dejándola inválida. Tus decisiones no sólo te afectan a ti, afectan a terceros ya sea de una forma positiva o negativa.

¿Cuántas personas han dicho?: “Es mi vida y yo sabré cómo la vivo”. Sí es tu vida, pero tus decisiones sí afectan a los demás. Entonces, cuida mucho en no contaminarte con humo secundario y no seas la persona que está causando humo secundario.