• miércoles, 22 de mayo de 2024
  • 16 °C
Jubilados venden comida para resistir mientras llega su pensión
Compartir en redes sociales

Jubilados venden comida para resistir mientras llega su pensión

Patricia Sánchez

Fotografía: Cortesía

ZACATECAS, ZAC.- Pasan 24 horas más y otra vez, la pensión no llegó. Ya son 13 días que los más de 4 mil jubilados y pensionados, además de los más de 7 mil trabajadores en activo, esperan recibir su pago quincenal que parece esconderse tras un “estamos gestionando ante la Federación”.

En algunas familias, esta situación pegó duro debido a que viven al día y los afectados son el principal soporte de la familia.

El caso de J. Leonides

Hace dos años, J.  Leonides Gaytán Rodríguez se jubiló como docente de telesecundaria.  

Cada dos meses llega el recibo de luz, que se suma a los del agua, el del teléfono, el cable y la despensa.

Las finanzas personales se sienten complicadas, puesto que siguen pagando los estudios universitarios de sus hijos.

Aunque han logrado mantenerse a flote racionando el gasto lo más que se puede y con la pensión federal de su esposa María Onoria Adama, la situación empeora.

Ante esto, Onoria decidió incursionar en el negocio de la comida, por primera vez en su vida.

“Lo bueno de la situación es que yo tengo mi pensión federal, aunque a decir verdad también es muy poquito; nosotros debemos pagar medicinas, gastos de la casa y otros servicios además de la escuela y el día a día de nuestros hijos”, detalló.

Sus tres hijos la ayudan cada día a realizar pedidos con 24 horas de anticipación y los entregan de 4:00 a 7:00 de la tarde.

La familia entera reparte sopas, pastas, hamburguesas y lasañas preparadas en casa.

Onoria reconoce que las ganas de apoyar a su esposo fueron las que la movieron, así como impulsar la economía familiar y que la educación de sus hijos no se vea interrumpida.

Además, acepta que cada día la dinámica de la entrega de los platillos mejora.

Magisterio, profesión ingrata

Onoria admitió que -pese al amor que ella y su esposo sienten por los alumnos y la enseñanza- situaciones como la falta de pago los desmotivan a alentar a las futuras generaciones para que formen parte del magisterio. 

Incongruencias

Al ver que no ingresaban los recursos, Leonides recuerda que “En un principio les echaban la culpa a los bancos diciendo que se tardaban los depósitos al trabajador debido a sus políticas administrativas, lo cual no era verdad. Una realidad cierta es que el gobierno saliente dejó en condiciones muy precarias la economía del estado; sin embargo, creemos que varias partidas económicas ya estaban contempladas para su dispersión desde meses con anterioridad”.

A su parecer y el de sus allegados, esto ya se convirtió en “una manipulación política”, donde los rehenes para intereses oscuros y políticos fueron los burócratas, maestros y demás trabajadores del estado.

El cambio de gobierno vino a generar incertidumbre a todos los cotizantes activos e inactivos en el Issstezac, quienes -al igual que Leonides- confían en que los posicionamientos políticos que se den en próximos días definan si tendrán apoyo extraordinario de la Federación o no.

Finalmente, consideró que “La estructura de gobierno que regula las pensiones, de ninguna manera debe ser extensión del titular del Ejecutivo del estado en turno. Debe sanearse, evitar con una normatividad efectiva los actos de corrupción. Hay personas con nombre y apellido que han sido los causantes del fallo del cometido del instituto de pensiones, se les debe aplicar la norma jurídica”.