• miércoles, 22 de mayo de 2024
  • 16 °C
“La droga acabó con él”
Compartir en redes sociales

“La droga acabó con él”

  • Neto acabó con una prometedora vida por sus adicciones

Lucía Dinorah Bañuelos

ZACATECAS, ZAC.– El penetrante olor a marihuana dejó al descubierto lo que Adriana se negaba a creer a pesar de que todos ya le habían advertido.

“Tu viejo se las truena con “mota” y con ‘activo’, ya ni la friegas aguantándolo tanto, debes dejarlo, ni buena vida te da porque ni trabajo tiene el infeliz”, le había dicho Martha, su mejor amiga y vecina.

Finalizaban los 80 cuando Ernesto apenas había cumplido los 19 en octubre, pero ya era papá de un recién nacido. Su esposa Adriana lo había querido desde los 15 años, cuando se enamoró perdidamente de él porque era galán, “el más guapo de la Pánfilo, de El Ete y El Cerrillo  y de todos sus alrededores”, decía ella orgullosa de ser su mujer.

Ernesto creció en una familia disfuncional. Aún no tenía dos años cuando su madre descubrió que su padre le era infiel y desde ese momento se volvió un secreto a voces la infidelidad de él y la histeria permanente de engañada mujer.

Sus cinco hermanos mayores, todos varones, “la libraron porque todavía su jefa ni se las olía y estaba al 100 con ellos. Al pobre Neto ya ni le hacía caso, por eso se desvió”, cuenta el propietario de la tienda de abarrotes quien no quiso que apareciera su nombre en su testimonio.

El hombre dice que recuerda a Neto de chico. “Tenía buena pinta, era carita el muchacho. Güerito como sus hermanos, siempre vestido con buena ropa, pero ya ve, las malas compañías y el descuido juntos son un peligro. Por andar en la vagancia hasta dejó la escuela, creo que no acabó la secundaria”.

Según testimonio de quien fue su amigo en ese entonces, el muchacho soñaba con ser doctor, pero su sueño quedó truncado. 

Todos conocen a Neto por sus tropelías. Empezó a robar en su casa para comprar sus “churros”, le agarraba a la mamá un anillo o un par de aretes para venderlos y luego la licuadora, el tostador o algún adorno de la sala, después robó a los vecinos hasta que llegó a las autopartes.

Su vicio lo llevó al entonces Consejo Tutelar para Menores, “ahí estuvo unos meses, no recuerdo cuántos”, narró Adriana, quien cómo pudo ahí lo siguió viendo durante su internamiento, “estamos hablando de hace unos 30 años, todavía sólo se hablaba de robos y ‘mota’; no quiero ni pensar si eso hubiera ocurrido en estos tiempos”, agregó.

Tras estar privado de su libertad todos pensaron que dejaría “los malos pasos”, pero no fue así. La hermosura que cautivó a Adriana se apagó junto con su cordura, “no es que se haya vuelto loco, pero ya no le importaba si había para comer o si el niño tenía pañales o necesitaba ir al doctor y los pleitos eran del diario, por eso me divorcié”, recuerda la mujer.

Ella se fue de la ciudad con su pequeño hijo que actualmente ya es un joven de 29 años, “le hizo falta su papá, lo sé, pero fue lo mejor que pude haber hecho porque ese hombre no sentó cabeza”, lamentó Adriana.

“Lo último que supe de él es que se volvió a casar, pero entre la “mota” y el vino también acabó mal con su segunda esposa. Lo vi hace como dos años, una piltrafa de hombre, no queda nada del chavo guapo del que me enamoré, sabrá Dios qué otra cosa se meta. Las drogas acabaron con él”, lamentó. 

Aumenta el consumo de alcohol y cristal

Durante la pandemia aumentó el consumo de alcohol y de cristal, según informó Pedro Rodríguez de la Torre, director del Centro de Integración Juvenil.

Agregó que el consumo de drogas cambió debido a la pandemia y con el aumento en el consumo de drogas y alcohol crecieron los problemas mentales.

“Ahora recibimos muchas llamadas donde las personas buscan que las asesoremos en la atención de una sensación de ansiedad, angustia y depresión”, dijo.

Explicó que el consumo de la marihuana se ha mantenido igual que otros años y en el caso del cristal aumentó en toda la República Mexicana.

En tanto que el consumo de marihuana se mantiene en los mismos niveles.

 

Esperan aumento de presupuesto

Pedro Rodríguez de la Torre, director del Centro de Integración Juvenil (CIJ), refirió que esperan ser contemplados en el presupuesto del gobernador David Monreal Ávila.

Anteriormente tenían un presupuesto de 1 millón de pesos de gobiernos anteriores y esperan que se mantenga o aumente.