• viernes, 30 de septiembre de 2022
  • 16 °C
Mamá, papá ¡cuidado con las “escuelitas” deportivas!   
Compartir en redes sociales

Mamá, papá ¡cuidado con las “escuelitas” deportivas!  

Corina Torres

Luego del confinamiento derivado de la pandemia del Covid 19 y las restricciones en espacios deportivos para desarrollar cualquier actividad física y/o deportiva, generó en niñas, niños y jóvenes un alto nivel de estrés que ha hecho que ahora, se busque salir, aunque con las medidas pertinentes, a desarrollar cualquier actividad y donde sea para “retomar” su proceso deportivo.

¡Pero cuidado! El surgimiento de escuelas deportivas aumenta desmesuradamente y hay elementos importantes que deberíamos evaluar antes de decidir si es la mejor opción o si lejos de beneficiar, perjudica la salud física, mental o emocional de nuestros deportistas.

 

– Evalué el por qué su hija o hijo debería practicar un deporte para con ello, determinar el tipo de escuela, club o liga que requiere para que estos vayan alineados en objetivos.

 

– Entreviste a dos o tres personas que integren actualmente dicha escuela para saber el por qué recomendarían el lugar.

 

– Si tiene acceso, evalúe también a personas que dejaron de asistir a entrenamientos o competencias.

 

– Al momento de solicitar información hágase las siguientes preguntas: ¿Cómo me atendieron al darme la información? ¿Se interesaron por el objetivo de mi hija/o? ¿El entrenador o entrenadora tiene una actitud que quisiera ver en mi hijo?

 

– Realice un “mystery shopper” ronde por los partidos, competencias, entrenamientos, importa más cómo se comportan cuando no nos ven. 

 

-Y el punto indispensable, pida que le muestren sus credenciales o estudios, por básicos que sean, el desarrollo deportivo en estas etapas es tan importante que puede condicionar el sano desarrollo de su hijo.

 

En un tema tan extenso no puede ser resumido en tan pocas líneas pero los iremos adentrando en la materia cada semana. 

La salud de nuestros deportistas no es cosa de juego, más vale prevenir que lamentar.