• viernes, 30 de septiembre de 2022
  • 16 °C
Perdemos dinero por ignorancia, corrupción o apatía
Compartir en redes sociales

Perdemos dinero por ignorancia, corrupción o apatía

  • Las multas de tránsito

ZACATECAS, ZAC.–  Al querer ahorrar, en ocasiones erramos en nuestras estrategias y acabamos abollando la economía personal, incluso la familiar. Este es el caso de las sanciones por infringir el Reglamento de Tránsito.

En general, todos sabemos que existe tal reglamento y que incluye sanciones económicas para quien lo violenta, pero casi nadie se toma ni la molestia ni el tiempo para estudiarlo, aunque presuma que sabe conducir muy bien, que tiene licencia de automovilista, chofer, operador o hasta de motociclista.  

Lo cierto es que, en la mayoría de las ocasiones, quien va atrás de un volante, prefiere pagar 200 pesos, 500, incluso más a fin de evitar la multa, pero… ¿sabrá que podría ahorrarse unos pesos si pagara de inmediato?

Es decir, “desembolsaría” menos si en lugar de dar “mordida” pagara su infracción en Recaudación de Rentas.

Luego vienen las quejas por corrupción cuando el automovilista mismo la propicia, “lo que pasa es que la gente que conduce algún automotor, a veces cree que ahorra al no cumplir con una obligación que adquirió desde el momento que decidió conducir, no pagando la infracción y ofrecen ‘una ayuda’ al policía de Tránsito, pero a veces pagan más que si fueran a Recaudación a saldar”, opina un policía de Seguridad Vial.

De acuerdo con el Reglamento de Tránsito vigente, publicado en el Periódico Oficial de Gobierno del Estado el 7 de junio de 2017, existen 77 infracciones de tránsito cuya sanción económica va del pago de 3 Unidades de Medida y Actualización (UMA) hasta las 120.

En otras palabras, al valor que hoy (6 de octubre de 2021) tiene la UMA de 89.62 pesos, las infracciones oscilan de entre los 268.86 y los 10 mil 754.4 pesos.

“Mordida” por temor 

Héctor Rosales recién había llegado de Estados Unidos a visitar a sus padres al municipio de Pinos, tenía casi 35 años sin regresar; encontró todo muy cambiado. Se estacionó en un lugar que no debía porque había línea amarilla y -para su mala suerte- estaba cerca un policía de Tránsito.

Cuando el uniformado se acercó a su vehículo, Héctor se puso muy nervioso, pensó que le quitarían su camioneta y lo primero que le vino a la mente fue que “con una mordida” se arregla todo en México. Sin pensarlo sacó su cartera.

“¡No la friegue, jefe! ¿no ve que es la de la chamba?”, le dijo casi al mismo tiempo que sacó dos billetes de 500 pesos y se los dio. La infracción por estacionarse en lugar prohibido se sanciona con el pago de cinco UMA, es decir 448.1 pesos.

Héctor no lo supo en ese momento, lo único que quería era impedir que le recogieran su camioneta porque en ella regresaría dos días después a Montana, EU. “El tránsito nunca me pidió dinero, pero no lo rechazó cuando se lo di”, aclaró el paisano en una entrevista telefónica.

De las 77 sanciones que contempla el Reglamento de Tránsito, la más “barata” es de tres UMA (268.86 pesos) por falta de claxon. Entre las más “costosas” están por conducción en estado de ebriedad, no apto para conducir o bajo los efectos de narcóticos; y conducción violando las medidas de seguridad en cuestión de transporte, carga, abastecimiento de materiales, sustancias o residuos tóxicos y peligrosos.

En esta misma categoría están estacionarse punitivamente en lugares destinados a personas con discapacidad y uso indebido de tarjetón o uso de tarjetón falsificado con una sanción de 120 UMA, equivalente a 10 mil 754.4 pesos.

Descuentos

Algunos infractores tienen el beneficio de descuentos en el pago de sus sanciones si pagan en los cinco días posteriores de haber sido levantada la infracción, con el 50% de descuento.

Si pagan 20 días después el descuento es de 30% “eso era antes, pero con el nuevo gobierno no sé si esas disposiciones seguirán vigentes”, aclara el policía de Seguridad Vial.

Hay dos sanciones que bajo ningún precepto tienen descuento, menos condonación, así se paguen el mismo día: Las de conducir en estado de ebriedad y obstaculizar un cajón de estacionamiento para personas con discapacidad; ambas son de 120 UMA.

 

No hay escapatoria

Cuando alguien omite consciente o inconscientemente el pago de sus infracciones, la autoridad no lo olvida.

Si el infractor imaginó que evadiría esa obligación, no es así, al contrario, cuando hace algún trámite relacionado a sus vehículos, por ejemplo, el pago del Refrendo Vehicular, aparece su adeudo en el sistema y se le cobra con recargos.

Manuel Osorio lo descubrió a la mala en enero, cuando fue a pagar el refrendo descubrió debía una multa por obstruir un cajón de estacionamiento para personas con discapacidad.

Se puso pálido cuando vio el importe y más porque el hombre, de 86 años, ni cuenta se dio cuando lo hizo. “Por más que mi papá quiso explicar que no sabía, pedir que le dieran oportunidad de pagar después, incluso que le dieran un descuento, no logró nada”, dijo Luz, la hija mayor de Manuel.

Las más comunes

De acuerdo con la experiencia de tres policías de Seguridad Vial entrevistados, las infracciones más comunes en Zacatecas y los municipios más importantes son por no respetar los límites de velocidad (20 UMA) y por conducir en estado de ebriedad (120 UMA).  

También son muy frecuentes las infracciones por no guardar la distancia entre vehículos al conducir, no respetar las luces de los semáforos, estacionamiento en doble fila y no respetar las marcas peatonales.

“Los motociclistas es un tema aparte”, dijo uno de los uniformados. “Casi ninguno respeta nada. Rebasan por la izquierda, casi nunca van en su carril, conducen a exceso de velocidad, circulan entre autos, llevan sobrecupo, no usan casco… esas son las que me vienen a la mente, pero hay algunas más”.