• martes, 16 de abril de 2024
  • 16 °C
Pero diiiiicen…
Compartir en redes sociales

Pero diiiiicen…

 

Buenos, buenos, ¿cómo anda mi pueblo sabio y trabajador? Yo aquí ya bien madrugadora, ya es viernes y el fin de semana me daré una escapada a Mazatlán, quiero conocer un lugar padrísimo que me han recomendado mucho, además es de un zacatecano que se atrevió y vale la pena visitarlo, diiiiicen que está increíble el museo La Mansión Pirata. Si pueden allá los veo, total, está tras lomita el puerto, bueno eso si ya le pagaron al magisterio y a los derechohabientes del Issstezac, si no ni me hagan caso, nos organizamos para después, ya en las vacaciones o cuando paguen.

 

Hablando de pagos, ¿qué creen?, tenemos una noticia que causó revuelo de gusto para unos y de preocupación para otros, pues resulta que me dicen desde Cámara de Diputados que salió humo blanco en la Comisión de Hacienda y Crédito Público; será para el zacatecano y verde ecologista Carlos Puente, esa voz esperemos ayude a mejorar la condición presupuestal tan triste en la que nos tienen, sin amor y sin dinero. Qué feas nos salieron estas alineaciones, no cabe duda que estábamos mejor, cuando estábamos pior.

 

Pero me cuentan que hasta ahí está el rayito de esperanza, porque acá se prendió el cerro con la noticia, bien raro todo mundo está pensando en 2024 y eso que apenas llegaron, diiiiicen que sobre la mesa se puso, ¿y si es el banderazo de confianza para que lleve lugar garantizado al senado en Zacatecas?, con esa coalición sólo nos dejarían un espacio y de mujer, rápido Paquito dijo, eso no pasará, y que interrumpe Jaimito, acuérdate de 2012, de que lo impusieron, lo impusieron y eso que eran los más priistas y peñistas, ahora que ya no nos quieren, pues ¡adiós Nicanor!

 

Por lo pronto el chat RM24, se activó urgente, ¿y qué con Saúl, Julio, Jorge, Narro y los que resulten?, qué nervios, qué nervios. Diiiiicen que los que aún quedan ahí rápido filosofaron, como Javiercito, no se preocupen, para eso estamos tendiendo lazos hacia otros lados, lástima que se nos acabó la Fuerza Rosa… digo, por México, en el peor de los casos llevamos mujer segura, Caty o Vero; así de fácil resolvieron, ya veremos qué dirá Geovanna Bañuelos y el PT de todo esto.

 

Por lo pronto los que no pudieron decir mucho fueron quienes se manifestaron en la inauguración del nuevo centro comercial de la zona metro, los dejaron hablando solos, primero Mariano Casas recién nombrado secretario particular, que no jefe de oficina eeeh, ese creo que también nos falta; después el mismísimo Gober se subió a su camioneta y ni adiós les dijo, y por último el fiel escudero Julio Chavéz, que por más que quería decir “yo mero, yo mero”, no llega el nombramiento, ni la licencia; es más, no llega ni Manuel Ibarra, Mariano Lara, Antonio Guzmán o alguien de secretario de Educación pa’ que atienda el problemón, diría Kiko, ¿qué cosas, no?

 

Y vaya cosas y casos los que están presentándose en los municipios, mi gente, me platicó mi amigue Cheli del mero Miguel Auza, que desde el 15 de septiembre a hoy, sólo llevan dos sesiones, la instalación y una de nombramientos a medias, será instrucción que no nombren todo lo indispensable, será por tanta agua que no hay tiempo ni interés, y eso que no ha llovido eh, ojalá que la fiesta no termine por distraer al alcalde Armando Perales y esto siga sin atención, no sean mal pensados eeeh, la fiesta de San Miguel que ya viene llegando y quiere de menos un millón para que salga bonita, lo demás puede esperar.

 

Ya nos vamos, mis amores, que llegar al sol mazatleco no es enchílame otra; pero antes de irnos les digo que en Pánuco hasta San Juanito anda asustado, el exalcalde aliancista Abraham Castro acabó con todo, la esperanza de la gente, las obras públicas, los recursos, la atención y hasta con la educación, no hizo honor a su partido, el mal trato y las groserías fueron su sello, por eso diiiiicen, logramos tener el peor alcalde de nuestra historia, así nomás; eso se dice eh, pero acuérdensen que en esta columna todo lo que salga igual ni es cierto, pero eso sí, ¡diiiiicen, diiiiicen!