• martes, 21 de mayo de 2024
  • 16 °C
Vigente, la lucha por el derecho a decidir en Zacatecas
Compartir en redes sociales

Vigente, la lucha por el derecho a decidir en Zacatecas

Patricia Sánchez

La Nota Zacatecas

ZACATECAS, ZAC.- Este 28 de septiembre, las calles de cantera rosa se pintaron nuevamente de un verde bosque con la marcha a favor del aborto legal, seguro y gratuito, en la que este año, más de 250 mujeres participaron.

Colectivas, madres jóvenes y adultas, mujeres de edad avanzada, adolescentes y niñas acompañadas de sus mascotas, avanzaron al grito firme de: “Saquen sus rosarios de nuestros ovarios”, “Iglesia y Estado, asuntos separados”.

Algunas marchaban con el puño y sus carteles en alto, otras se dedicaban a intervenir diversas áreas del boulevard metropolitano y Centro Histórico con demandas de justicia.

Partieron de Plaza Bicentenario en punto de las 4:30 de la tarde, recorrieron un tramo del boulevard metropolitano, se incorporaron al primer cuadro de la capital en el Callejón de Ruíz y arribaron al Congreso del Estado.

Diversas colectivas feministas solicitaron al Gobierno Estatal la implementación de educación sexual en todas las instituciones educativas, garantizar la atención a mujeres que decidan interrumpir su embarazo e incorporar las normas internacionales de aborto en los  servicios de salud.

La deuda más grande es la del Congreso del Estado que tiene la facultad de modificar el código penal en la materia. 

Sólo en Ciudad de México, Oaxaca, Hidalgo, Veracruz y Coahuila, las mujeres pueden abortar hasta las 12 semanas de gestación sin importar las causas. En Zacatecas se permite la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) cuando la salud de la mujer está en riesgo, con esta legislación se encuentran otros 23 estados de la república.

“Mi cuerpo es mío, yo decido”

La lucha se enfoca en ayudar a mujeres como Nube (bajo seudónimo a petición suya), quien tenía 26 años cuando supo que estaba embarazada a pesar de haber utilizado métodos anticonceptivos de mayor efectividad.

“En ese momento yo no tenía una pareja estable, no estaba en una relación ni nada parecido, tomé la decisión de abortar porque no me sentía lista en ningún aspecto, ni emocionalmente, físicamente, económicamente, no estaba preparada para asumir esa responsabilidad y no me sentía lista para darle lo que yo quisiera poder darle a un hijo”.

Tenía cerca de un mes de gestación y su mayor temor era que la juzgaran por la decisión de no convertirse en madre, sobre todo en una sociedad que “sataniza y condena a las mujeres cuando deciden sobre su cuerpo”.

“Lo más difícil del proceso fue el antes, el tratar de quitarme los prejuicios, de convencerme de que no estuviera haciendo nada malo. Yo estaba 100% segura de que era lo mejor, pero aún tenía temor por lo que fuera a venir”, agregó.

La penalización del aborto obliga a las mujeres a realizar el procedimiento en condiciones peligrosas, es decir, desde su propia casa y sin acompañamiento médico, sumándole el desconocimiento sobre el tema.

“Esa noche donde yo ya tenía el medicamento necesario para realizar el aborto fue muy pesada. Estaba muy asustada, preocupada; como dije anteriormente, hay mucha desinformación, uno siempre piensa lo peor. En ese punto estaba más segura aún de lo que quería hacer, pero siempre existe el miedo, te pasan mil cosas por la cabeza”.

Afortunadamente el proceso se realizó sin complicaciones; sin embargo, no todas las mujeres que toman esta decisión salen ilesas. Muchas de ellas buscan abortar con el uso de hierbas incluso introduciéndolas directamente en la vagina, otras más acuden a espacios clandestinos insalubres. 

Nube cuenta que si existiera un lugar donde se realizaran los procedimientos con las medidas de higiene y seguridad, además de manera gratuita por ser un tema de salud pública, ella hubiera acudido sin pensarlo con el fin de sentirse “más segura y acogida”.