• domingo, 25 de septiembre de 2022
  • 16 °C
San Juan y la revelación
Compartir en redes sociales

San Juan y la revelación

Rara avis: letras, arte y cultura novohispanas

Salvador Lira

 

Es el libro del Apocalipsis del Nuevo Testamento de los más complejos, con una enormidad de símbolos. También, es de los que más cuenta con representaciones artísticas y literarias. De hecho, valdría mucho la pena realizar un estudio íntegro y comparativo de los tipos iconográficos en Hispanoamérica durante la Edad Moderna y la Edad Contemporánea, por sus cambios y continuidades de significados.

Viene al caso presentar un pequeño ejemplo de las articulaciones pictóricas realizadas en el periodo novohispano. En el Museo Nacional del Virreinato se resguarda una pintura de caballete atribuida a Martín de Vos, datada durante el siglo XVI. El motivo muestra a un escribiente que observa una ciudad y escribe, según las determinaciones de un ser alado. Debajo de él, un águila que soporta sus formas de escritura. Se trata del pasaje del Apocalipsis XXI, 1-21, en la que San Juan describe a la Jerusalén Celestial.

Cabe mencionar algunas apreciaciones simbólicas para entender mejor la pintura. En principio, no debe olvidarse que la palabra Apocalipsis significa “revelación”. En este sentido, la obra cuenta esa cuestión mística, puesto que la mirada del evangelista está anclada sobre un horizonte abierto, prístino, así como su apoyo en un árbol frondoso. Esto significa, no un fin de los tiempos, sino como un proceso de regeneración continua.

Por lo demás, los detalles de la Jerusalén Celestial en la obra son espléndidos. Faltaría comprobar plenamente cuáles fueron las referencias del pintor en cuanto a la descripción pictórica. Sin embargo, estas disposiciones se pertenecen a una tradición de las formulaciones como las que hizo en su momento para el templo de Salomón J. B. Villalpando y Jerónimo de Prado. Además, cuenta con detalles escrupulosos, dado que hay trazas rectangulares, con relieves de espacios y personas transitando. En el centro, se formula de manera circular una disposición a manera de tehom, piedra de los niveles cósmicos. De esta manera, una obra pictórica dentro de una tradición de referencias del Libro de la Revelación.