• domingo, 25 de septiembre de 2022
  • 16 °C
Fisioterapia en hernia de disco lumbar
Compartir en redes sociales

Fisioterapia en hernia de disco lumbar

Alejandro Quintero

Los pacientes con dolencias lumbares o dolor de espalda son comunes en la práctica médica. Según las denuncias que son presentadas y con base en los hallazgos obtenidos se realiza el diagnóstico de síndrome vertebral lumbar, lumboespondilogénico o lumborradicular, observándose un gran campo de trabajo para la fisioterapia.


¿Qué es una hernia discal?

Los huesos (vértebras) que forman la columna en la espalda están amortiguados por discos. Estos discos son redondos, como pequeñas almohadas, con una capa externa resistente (anillo) que rodea el núcleo. Ubicados entre cada una de las vértebras en la columna vertebral, los discos actúan como amortiguadores para los huesos espinales.

Un disco herniado (también llamado abultamiento, deslizamiento o ruptura) es un fragmento del núcleo del disco que se empuja fuera del anillo, hacia el canal espinal a través de una rotura o ruptura en el anillo. Los discos que se hernian generalmente están en una etapa temprana de degeneración. El canal espinal tiene un espacio limitado, que es inadecuado para el nervio espinal y el fragmento de hernia discal desplazada. Debido a este desplazamiento, el disco presiona los nervios espinales, a menudo produciendo dolor, que puede ser severo.

La fisioterapia cumple un rol fundamental dentro del tratamiento del paciente con hernia discal. Incluso, su eficacia podría ser un factor determinante entre la realización de la intervención quirúrgica o no. Es por esto que la fisioterapia resulta tan importante ante estos casos. A continuación, hablaremos un poco acerca del tratamiento a emplear en casos de hernias discales.

Es importante tomar en cuenta que antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento fisioterapéutico es necesario realizar una evaluación física del paciente, que permita discernir cuáles son los aspectos primordiales propios a tratar en cada individuo con hernia discal. De igual forma, resaltar que dependiendo del segmento en el que se encuentre la hernia discal, ciertos aspectos del tratamiento variarán. De momento, hablaremos de forma general acerca del tratamiento fisioterapéutico de las hernias discales:

Termoterapia: la aplicaremos ya que nos permitirá obtener la relajación de la musculatura implicada o afectada por la hernia discal y además nos ayudará a conseguir alivio del dolor.

Masoterapia: es importante realizar masajes descontracturantes en los músculos afectados con la finalidad de disminuir la tensión y las cargas en dicha musculatura.

Tracciones vertebrales: esta es una de las herramientas de la fisioterapia que nos permite ganar un poco más de espacio entre las vértebras y de esta manera, quitar un poco de la tensión que permite que el núcleo pulso presione el anillo fibroso o incluso, que pase a través de él.

Estiramientos musculares: los estiramientos musculares son imprescindibles ante la presencia de hernias discales, ya que con ellos ayudamos a liberar la tensión en los músculos provocada de manera natural y refleja ante la presencia de las hernias discales.

Fortalecimiento muscular: es de gran importancia que se trabaje la fuerza muscular, ya que debido a que, debido a la compresión nerviosa, es frecuente que la musculatura afectada en muchas ocasiones presente debilidad. Asimismo, es importante resaltar que el trabajo muscular del CORE (musculatura del tronco, suelo pélvico y diafragma) resulta fundamental en el tratamiento de hernias discales, ya que es necesario mantener nuestro centro de gravedad fortalecido y equilibrado, con la finalidad no sólo de rehabilitar la hernia tratada, sino de prevenir recaídas o que se genere una nueva hernia discal.

Por último y no menos importante, se debe de realizar un programa de reeducación postural, con la que el paciente aprenda y concientice la manera más adecuada de realizar diversos movimientos y ejercicios frecuentes en su vida cotidiana, con la finalidad de evitar caer nuevamente en el padecimiento de la hernia, así como de prevenir la formación de una nueva.