• martes, 23 de julio de 2024
  • 16 °C
Pero diiiiiicen…
Compartir en redes sociales

Pero diiiiiicen…

Se nos acabó de nuevo la semana muchachas, muchachos y muchaches; otra vez viernes y ahora ya con vísperas de puente y cambio de horario. Preparen sus relojes y sus carteras que esperemos ahora sí no fallen las quincenas y con ellas los abonos, pa’ qué andará uno sacando fiado ¿verdad?, luego no rinde nada el peso en la bolsa. En fin, a darle al chismito que por eso me llega un extra, nomás no digan ¿ok?

 Permítanme comenzar a platicarles que lo que esperemos rinda y llegue es el presupuesto del próximo año. Ya anunciaron que a partir del próximo 12 de noviembre y a más tardar el 15 debe quedar discutido y aprobado en Cámara de Diputados; me diiiiicen los que saben que una característica es que viene con “cero” austeridad. Está considerado el gasto público más grande del gobierno en los últimos años, aumenta un 8.5% comparado con el de 2021 que está por terminar, y adivinaron, viene igual que el de los últimos años, concentrado en los caprichos de un solo hombre, bebés, sí… los de Andrés Manuel López Obrador.

 La verdad, nuestras y nuestros diputados federales poco o nada podrán hacer para evitar que sigan las prioridades del presidente López Obrador. Que si las dádivas sociales, los temas de Pemex con la refinería, la infraestructura con el Tren Maya y el aeropuerto Felipe Ángeles, seguir invirtiendo en una Guardia Nacional que está rebasada un día sí y el otro también por la cruda violencia e inseguridad que vivimos. Si por eso diiiiicen que de nada servirán las cartulinas, los intentos de golpes o los gritos en tribuna con un estilo como el de AMLO y el resto de sus chamacos que tienen oídos de carnicero y cuero de dinosaurio, oigan.

 A decirle de nuevo “bye, bye” a los verdaderos problemas y necesidades del país que otra vez serán relegados o no importan en la “Cuarta Transformación” como el campo, la educación, la prevención de violencia contra mujeres, los derechos humanos, la atención a los migrantes, la protección al medio ambiente, la ciencia y la tecnología, la investigación, y lo más triste, el nulo respaldo a estados y municipios que seguirán como diiiiicen en mi rancho, con una mano atrás y otra adelante, casi como la Puerta de Alcalá, viendo pasar el tiempo.

 Por lo pronto, el diputado federal Miguel Varela ya puede contar en su distrito y Tlaltenango que le habló al oído a Manuel Bartlett, y no por la confianza o pa’ pedirle un vale de gasolina, sino pa’ entregarle un recibo y reclamarle que la luz no baja, que al contrario, es un dolor de cabeza para muchas familias zacatecanas. Obviamente al titular de la CFE le falló el aparato de sordera y se le cayó el sistema, nomás lo vio y diiiiicen que como Rodríguez Elías le preguntó ¿cómo dices que se llama tu organización?, ¿cómo ahí qué, oigan?

 Donde me cuentan desesperados también hay sordera aguda es en la “Nueva Gobernanza”, los despidos y la amenaza de salida en diciembre sigue como reguero de pólvora, de nada valen años de servicio, experiencia y lealtad institucional; de contrato o de confianza son los favoritos para la funcionaria chilanga que llegó a recursos humanos en la SAD. Diiiiicen con miedo a represalias las y los trabajadores “No conoce a nadie, pero chinga a todos” ¡ay nanita! ¿qué necesidad de afectar así a tantas familias y servidores públicos que no hacen otra cosa más que trabajar?

 Bien triste que, como diiiiicen en este estilo de gobernanza nazi porque sólo piensa en el exterminio, estén priorizando afectar, dañar y perseguir antes de cumplir, ¿que no vivirán en el mismo Zacatecas que uno? Donde hay muchísimos más problemas que resolver, que dejar a familias sin ingresos, no la chiflen que es cantada por la gente.

 Ya casi por despedirnos les cuento que ahora en el congreso se enojaron las comadres y salieron las verdades. Entre aliados se dieron con todo, si por eso diiiiicen acá en mi Tacoaleche que “Cuando la perra es brava, hasta a los de casa muerde”. Resulta que con el tema de garantizar pensiones alimenticias mediante el pago inmediato y directo de Gobierno del Estado a las niñas y niños encuadrados en esta situación -y que por cierto urge por el retraso en las dispersiones de sueldos quincenales- desató en el congreso choque, ira y reclamo, oigan.

 Pues ándele que Ernesto González haciendo suyas palabras de Jesucristo llamó a sus compañeras y compañeros “hipócritas y sepulcros blanqueados”, ¡qué fuerte! Entre distintas posturas que le dieron su aporreada destacaron las de su misma casa, Priscila Benítez, Fernanda Miranda y Xerardo Ramírez, le pusieron su estate quieto con expresiones como No confunda la gimnasia con la magnesia, no haga circo, no protagonice, déjese de ocurrencias”. Diiiiicen que sólo les faltó un “votas y te vas.

 Diiiiicen ahí entre curul y curul, ahí va otra vez el caime bien decidido a ser el odiado por todas y todos, por eso aseguran sus propios aliados, ya se ganó el mote de “desequilibrado verbal”, ¡tómala!

 Mejor vámonos, amiguis, que ya ni cómo ayudar frente a tanto y hasta con dolor de panza el fin de semana nos vamos a quedar, porque esto anda patas pa’ arriba, aunque bueno, ya saben que en esta columna todo lo que salga, igual ni es cierto, nomás ¡diiiiicen, diiiiicen!